Ruta: Volviendo de Stuttgart

Ruta: Volviendo de Stuttgart

Cayenne Turbo S Híbrido
Cayenne Turbo S Híbrido

Supongamos que has cumplido uno de los sueños de tu vida. Has comprado un flamante Porsche como el que está sobre estas líneas y has elegido (y pagado) la opción de “recogida en fábrica”. Te has ido en avión con las placas de matrícula, te han tratado como solo los alemanes saben tratar cuando tienen a un buen cliente delante y toca regresar ahora a España con el coche. Sigue leyendo puesto que esta ruta la hemos diseñado expresamente para esto.

Bueno, y para ayudar también a todos los que quieran ir y volver a Alemania de vacaciones en coche. Partimos de la base que uniremos Stuttgart con Irún. Como decimos en Asturias, para ir desde/hasta Irún a/desde tu casa “ya somos mayorinos” y no particularizaremos para ninguna ciudad de nuestro país. Los que vivís en la zona de Levante lo tenéis más fácil: La Junquera -> Perpignan -> Lyon, etc., etc.

El problema que siempre ha existido para ir hasta Alemania es que Francia es no solo un gran país, sino que es grande y además, como los mismos franceses reconocen, es más fácil atravesarlo de norte a sur que de este a oeste. Tras varios años de experiencia por las autoroutes francesas os desvelaremos aquí un trazado que a primera vista no parecerá el óptimo, pero si que lo es para disfrutar tanto de nuestro Porsche como de los tesoros escondidos que tiene Francia. Ya que tenemos que atravesarla, hacerlo con charme.

Salimos de la Porscheplatz para dormir a las afueras de Vichy.
Salimos de la Porscheplatz para dormir a las afueras de Vichy.

Salimos de Stuttgart pronto por la mañana (tampoco es necesario exagerar, con estar a las nueve rodando es suficiente). Se trata de coger lo más pronto posible la A8 en dirección Karlsruhe para justo antes de llegar girar en dirección sur por la A5 como si nos dirigiéramos hacia Suiza. Se trata de una autopista con tres carriles por sentido en muy buen estado pero no nos hagamos ilusiones: Habrá obras aquí y allá y salvo que viajemos en sábado o domingo el carril derecho estará lleno de camiones. Dejamos a nuestra izquierda sitios tan emblemáticos (y recomendables) como Baden-Baden, la Selva Negra, Friburgo… y estaremos atentos a abandonar la A5 para cambiar en dirección Oeste y entrar en Francia por Mulhouse (aquí está la “Cité del Automóvil"), la mayor colección de Bugatti del mundo y un museo del automóvil de quitar el hipo. Si has madrugado en estilo teutón te dará tiempo a visitarlo aunque solo sea por encima.

Circulamos ahora por la A36 francesa. El combustible es bastante más caro que en Alemania y las autopistas son de peaje y con límite de 130 km/h en seco y de 110 km/h en mojado. El aceite del Porsche ya va caliente, pero recuerda que exceder los límites en Francia en +40 km/h es delito penal. En otras palabras: Si te pillan a más de 170 km/h en seco o a más de 150 km/h en mojado ya no se resuelve el problema con una multa, sino que hay visita al cuartelillo. Pasamos Besanzón, luego Dole y probablemente por esta zona pararemos en un área de servicio a comer algo. Como ya hemos comentado en alguna parte de este Blog, las áreas de servicio de las autopistas francesas son una verdadera gozada. Todos los sandwiches que nos encontremos son frescos y de total confianza, así que tranquilos y a disfrutar.

Continuamos por la A36 hasta llegar a Beaune. El que quiera puede entrar a la ciudad (preciosa) aunque solo sea para comprar un par de botellas de vino de Borgoña, aunque lo más aconsejable es no caer en estas fuertes tentaciones y seguir adelante. Esta región es deliciosa para conducir por sus carreteras departamentales y junto a Beaune en si misma merece la pena un viaje de vacaciones. A partir de aquí parece en principio aconsejable coger la A6 en dirección sur, la conocida como “autoroute du soleil”. Error a no ser que os dirijáis hacia el levante español. Esta autopista te hace pasar por Lyon, uno de los nudos de comunicaciones mayor de Francia, por no hablar del tráfico que tiene en verano. Para dirigirnos hacia Irún hay otra mejor estrategia: Coger la A6, si, pero solo unos pocos kilómetros hasta llegar a la altura de Chalon-sur-Saone y entonces salirnos de la autopista y tomar la departamental E607 en dirección Vichy. Circularemos a ratos por departamental y a ratos por antigua nacional reconvertida actualmente en autovía. No es tan rápido como por autopista pero el transcurrir se hace muy agradable, navegando “a vela” en bastantes ocasiones con el Porsche.

Siempre en dirección Vichy, habremos de haber puesto en el navegador, o en Google Maps, la dirección de “La Passagére”, una Chambre d’hôtes muy particular que queda a las afueras de la famosa villa termal, en el pequeño pueblecito de Hauterive. Por cierto, una Chambre d’hôtes es el equivalente francés a un “bed & breakfast” inglés, y decimos, probablemente de forma errónea, “equivalente” debido a la diferencia de encanto entre un país y otro. Cuando te acostumbras a utilizar las Chambre d’hôtes francesas ya no quieres saber nada de hoteles tradicionales en Francia.

La Passagére está regentada por Thierry y su mujer. En cuanto Thierry te vea llegar en Porsche se le abrirán los ojos y estará encanado de verte. El y ella son aficionados a los coches hasta la médula y en un cobertizo del jardín tiene alojada una colección de clásicos. Te dejamos las fotos para que veas cuales son:

La Passagére: Porsche 914.
La Passagére: Porsche 914.

La Passagére: Un Marcos V6 3L y un Morgan 4/4.
La Passagére: Un Marcos V6 3L y un Morgan 4/4.

La Passagére: Un Corvette Stingray C3 5,7L de 1970.
La Passagére: Un Corvette Stingray C3 5,7L de 1970.

La Passagére: Un Ford Thunderbird de 1957.
La Passagére: Un Ford Thunderbird de 1957.

Tiene alguno más y salvo un Buggy de playa todos están disponibles para alquilar y darte un paseo (en su página Web encontrarás la descripción de cada uno de ellos). Thierry chapurrea un poco de español y el contexto de la pasión por los coches hará el resto. Si invitas a Thierry a subirse contigo al Porsche y dar un paseo por los alrededores se os olvidará hasta cenar!

Llega el día siguiente. Hace un día espléndido y el desayuno es magnífico. Lo más normal es que se haga un poco tarde puesto que seguiréis hablando de coches, de Porsche, de su 914 y de la colección de clásicos pero no importa puesto que la siguiente parada que hemos elegido para esta ruta no está lejos. Está a solo unos 350 kilómetros de distancia. Bueno, en realidad ya estamos a tiro de Irún y podríamos ir desde la casa de Thierry hasta Irún de un tirón, pero pararemos en un enclave a las orillas del río Dordogna solo por puro vicio del arte del buen “vivre”.

Desde las afueras de Vichy hasta orillas de la Dordogne.
Desde las afueras de Vichy hasta orillas de la Dordogne.

Nuestro destino ahora es otro pueblecito que apenas aparece en el mapa llamado Saint-Avit Saint Nazaire. Aquí hay otra Chambre d’hôtes donde os recomendamos pasar más de una noche. Se trata de llegar, echar el freno de mano al coche y relajar. Para ello tomaremos la A719 y enseguida la A89 hasta llegar a la altura de Perigueaux. De ahí tomáis en dirección sur hacia Bergerac. Ese tramo, Perigueaux-Bergerac, fue en el año 1994 una etapa contra reloj del Tour de Francia. Calor infernal y un ritmo de Miguel Indurain que funde a todo el resto de rivales: Dobla a Amstrong en el kilómetro 16 y prácticamente sentencia el Tour. Tony Rominger, segundo clasificado en la etapa, entra a dos minutos del español. 25 años más tarde la carretera sigue siendo igual de deliciosa. Perfecta para hacerla en un Porsche. Y de Bergerac hasta Saint-Avit Saint Nazaire hay ya tan solo como quien dice un par de vueltas de cigüeñal. Al llegar a la Chambre d’hôtes nos encontramos con esto:

Domaine de grande font: Desayunar al aire libre.
Domaine de grande font: Desayunar al aire libre.

Domaine de grande font: Vistas desde el jardín al río Dordogne.
Domaine de grande font: Vistas desde el jardín al río Dordogne.

Domaine de Grande Font, algo así como “El Dominio de la Fuente grande” se llama el sitio. Lo regenta también un matrimonio y él es arquitecto paisajista. Y se nota. Vaya que si se nota. Por eso os recomendamos dos días al menos, dependiendo de si queréis explorar la zona: Tanto Bergerac como Perigueaux como Saint-Emilion quedan bastante cerca y son villas realmente emblemáticas de Francia. Pocas estampas de verano hay tan felices como un desayuno a las orillas de la Dordogne:

Domaine de grande font: un desayuno perfecto.
Domaine de grande font: un desayuno perfecto.

Abandonamos el Domaine de Grande Font con algo de tristeza y nos queda ya solamente el tramo hasta Irún. A ver, tenemos al lado Burdeos, que es después de Paris el peor sitio urbano para circunvalar de toda Francia. Atascos de una o dos horas en su periferia no son en absoluto extraños, así que lo mejor es abrir Google Maps en el móvil antes de salir y ver si en la autopista/autovía de circunvalación aparece algún segmento en rojo. Si aparece, lo mejor es tomar esta ruta que os presentamos en esta imagen:

Desde la orilla de la Dordogne hasta Irún.
Desde la orilla de la Dordogne hasta Irún.

Son algunos kilómetros más pero no tendremos que estar parados esperando. Vamos al principio tranquilos por las departamentales para salir enseguida al pueblecito de Marmande y enseguida tomar la autopista A62 en dirección Burdeos, pero al poco tiempo tomamos en dirección sur la A65 en dirección Pau. Al principio parece no tener sentido este tramo de autopista, pero es que en este tramo sencillamente no existe tráfico ni en verano. A no ser que haya algún evento importante en Pau, este tramo de autopista es de los de poner un crucero alto o muy alto y hacerlo como si no hubiera mañana. Antes de llegar a Pau tomamos en dirección oeste por la A64 y el último tramo de la A63 en dirección sur nos deja ya en Irún. Nos sentimos en casa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.