Ruta: Hasta Saint-Emilion en Porsche (cerca de Burdeos)

Como prometíamos en la entrada inaugural de este Blog, a veces nos escaparemos de Asturias,  y aquí está la primera muestra. Sabemos que la zona de Burdeos en Francia tiene un atractivo especial, especialmente por unos vinos que están entre los mejores del mundo. Pero dentro de la denominación de origen “Burdeos” hay varias, bastantes, denominaciones de origen de carácter más local aún. Una de las de calidad extraordinaria es la de Saint-Emilion. Vayamos con nuestro Porsche hasta allá!

Un precioso Porsche Cayman aparcado en la Libourne, a dos pasos de Saint-Emilion

Bueno, en esto de las denominaciones de origen los entendidos incluso distinguen cuatro variedades de Saint-Emilion: Montaigne, Saint-Georges, Lussac y Puisseguin, pero esto ya es, más que para nota, para matrícula de honor.

Por lo que a nosotros respecta, Saint-Emilion pasa por ser uno de esos pueblecitos de Francia dotados de un atractivo especial, a una distancia ideal para pasarnos un puente de tres o cuatro días para poder disfrutarlo en todo su esplendor.

Saint-Emilion se encuentra al Este de Burdeos, a unos 40 km de la capital de la Aquitania y tiene un clima cálido en verano y más bien fresco en inverno. Los veranos tienen ese “calor raro de Francia” que tan bien ha definido nuestro querido ciclista Pedro Delgado: Temperaturas altas y bastante grado de humedad. En Julio es normal encontrarse en Saint-Emilion entre 30 y 36 grados con un grado de humedad entre el 60 y el 80 por ciento, con lo cual hay muchos días en los cuales la sensación térmica es de unos cuarenta grados. No hay buen vino sin calor, y a esta zona de Francia, muy soleada, no solo le llega la humedad del Atlántico sino que tiene un importante río al Sur: El Dordogne. Además no es extraordinario que llueva en pleno verano en plan tormentoso, lo cual es equivalente a echar un poco de agua en una sauna. Creo que ya os hacéis un idea respecto a qué tipo de ropa hay que llevar. Y comprobar los niveles del Porsche antes de salir de viaje.

Para llegar hasta Saint-Emilion, asumimos que cruzamos la frontera en Irún. La ruta más lógica parece ser tomar la autopista A-63 francesa en dirección Norte e ir pasando cerca de San Juan de Luz, Biarritz, Bayona, etc., hasta circunvalar Burdeos y entonces tomar a la derecha en dirección Este por la N-89, la cual se convierte en la A-89 cerca del atractivo pueblo de Libourne y llegar ya prácticamente a Saint-Emilion.

Ruta desde Irún a Saint-Emilion. Opción #1

Ocurre que siendo la ruta más lógica hay que contar con el tráfico de Burdeos. Solo el negocio del vino genera una cifra de casi 15 mil millones de Euros anuales y la actividad que hay en toda la zona es sinceramente impresionante. Además, Burdeos es la quinta ciudad más importante de Francia tras Paris, Marsella, Lyon y Toulouse y cuando llegas a su altura siempre piensas que los Bordeleses no hacen otra cosa que entrar y salir de la ciudad. A esto hay que añadir que la A-63 y su prolongación A-10 constituye una ruta transeuropea que conecta todo el transporte de camiones desde Marruecos, Portugal y España con Bélgica, Holanda y parte del Norte de Alemania, terminando en Dinamarca y Escandinavia.

No acaba aquí la cosa. Sumemos el turismo en el verano: No solamente somos muchos los que subimos hasta Paris de vez en cuando, sino que son muchas las familias francesas que bajan a veranear a nuestro país, por no hablar de los holandeses que también vienen con sus caravanas, los belgas y los alemanes. Añadamos también que al llegar a la circunvalación de Burdeos varias autopistas pasan de cuatro y tres carriles a solamente dos carriles y ya vamos haciéndonos una idea.

El resultado neto final es que Burdeos tiene unos embotellamientos que solo se ven superados por los que se pueden experimentar en el exterior de Paris con la diferencia de que la probabilidad de atasco en Burdeos es muy superior a la de la capital francesa. Ha habido años en que el trayecto Burdeos-Irún en las fechas críticas de comienzo y fin de vacaciones (sobre 230 km) ha llevado siete horas de viaje.

Solo hay una estrategia: Intentar pasar por Burdeos sobre las 10-11 de la mañana (ya ha pasado la hora punta del inicio del día) o bien sobre la una de la tarde, que es cuando la gente come en Francia, aunque esto último no es ninguna garantía ya que poco a poco aquello va cogiendo “animación” hasta llegar a la hora punta del día entre las cinco y las seis de la tarde. Lo que no falla es atravesar la circunvalación de Burdeos en las mañanas de los domingos. Veremos que hay tráfico, pero raro es entonces encontrar retenciones.

Ruta desde Irún a Saint-Emilion. Opción #2

Por todo esto, y para evitar arrancar y parar con nuestro Porsche constantemente, hay otra opción desde Irún: Tomar la autopista en dirección Norte pero desviarnos no mucho después en dirección a la ciudad balneario de Dax y rodear más tarde Mont-de-Marsan. La circunvalación de esta pequeña ciudad tiene bastantes rotondas y se hace algo aburrido, pero las retenciones, si es que las hay, son muy llevaderas. Desde Mont-de-Marsan tomamos la A-65 en dirección Norte hasta llegar a Langon y a partir de ahí ya nos vamos ilusionando por las carreteras departamentales francesas hasta llegar a Saint-Emilion pasando antes por el pueblecito de Sauveterre-de-Guyenne.

Ruta desde Barcelona a Saint-Emilion

Mucho más fácil lo tenéis los que vivís en la zona del Levante español, ya que entonces entrareis a Francia por Andorra para enseguida alcanzar Toulouse (tráfico pesado pero por lo general nada que ver con Burdeos) y coger la A-62 hasta Langon, una autopista siempre fluida. Y desde ahí, un paseo.

Saint-Emilion en un día nublado

Merece la pena todo este tráfico? Claro que si! Saint-Emilion es espectacular, y las carreteras departamentales de la zona forman como una retícula entre infinitos campos de viñas. Tanto si nuestro deportivo es un coupé, pero especialmente si es un cabrio, es un verdadero placer perderse entre este verdor que no promete otra cosa que los mejores caldos del mundo.

Una de las «rues» más típicas en Saint-Emilion
Precios de Vinos: Petrus y Mouton

Donde alojarse? Sitios hay muchos, pero hemos seleccionado para vosotros dos lugares con verdadero encanto: Uno es la Hostellerie de Plaisence*****, un hotel donde os tratarán como a un primer ministro en pleno centro de Saint-Emilion. El otro es una casa de campo llamado Manegat, a unos cinco kilómetros de Saint-Emilion. La regentan un matrimonio, Isabelle (francesa) y Holger (alemán). Ambos hablan español y os podréis sentir en vuestra propia casa.

Hostellerie de Plaisance, entrada principal

En la próxima entrada de este Blog completaremos esta ruta a Saint-Emilion con dos restaurantes que es imprescindible conocer y algún que otro detalle más. Bon voyage!

Cielos de Saint-Emilion desde Manegat

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.