Ruta: La TransAsturiana (reloaded)

La TransAsturiana: Un pequeño descanso con la N632a detrás.

En los números de Mayo y Junio del año 2015 publicábamos en la revista 9OncePlus un Roadbook que consistía en la descripción de una ruta que recorría la Costa Asturiana de Este a Oeste, saliendo de Unquera, todavía en Cantabria, hasta llegar al día siguiente a Ribadeo, ya en Galicia. 300 kilómetros por carreteras secundarias pero con buen firme. Literalmente miles de curvas por las que hace décadas eran de las peores carreteras del país para convertirse hoy en día en unas de las mejores para los porschistas. Unas carreteras donde ya apuntábamos con nuestro Porsche 968 que pilotar no es una opción sino una necesidad.

La TransAsturiana: Justo antes de comenzar, en Unquera.

La TransAsturiana: Justo antes de comenzar, en Unquera.

La autopista que recorre longitudinalmente la costa asturiana se terminó oficialmente en su último tramo el día 30 de Diciembre de 2014, tras casi cuarenta años de obra faraónica y sujeta, más que a dificultades técnicas, a dificultades y retrasos nacidos a partir de ambiciones políticas. Es una autopista que hoy en día permite desplazarse de forma eficiente de un punto A a un punto B para disfrutar de zonas específicas de la región norteña. Es su función. Y para un Porsche, con los límites de velocidad vigentes, un trayecto aburrido. Todo cambia cuando con el mapa en la mano uno va trazando un recorrido de ensueño por las carreteras nacionales y regionales. Se comienza recién estrenada la primavera, como hemos comentado, en Unquera, para llegar enseguida hasta el pueblecito de Panes y abordar un tramo rápido paralelo al río Cares, llegar al Mirador del Naranjo de Bulnes y subir el Puerto de Las Estazadas, llegar a La Robellada y cambiar rumbo norte hasta la Playa de San Antolín. Desde ahí todo por la antigua carretera de la costa para alcanzar primero Ribadesella donde es mandatorio efectuar una parada para visitar una de las villas con más charme del Cantábrico asturiano. Se alcanzan después Colunga y Villaviciosa donde se aprovecha, faltaría más, para pasar por el AsturRing y llegar al Hotel que hace de punto intermedio.

La TransAsturiana: Aparcados al lado de la Playa de San Antolín.

La TransAsturiana: Aparcados al lado de la Playa de San Antolín.

La TransAsturiana: No descuidamos el hotel para la noche del sábado.

La TransAsturiana: No descuidamos el hotel para la noche del sábado.

Se sale de nuevo al día siguiente, domingo, para circunvalar Gijón desde el Sur y cambiar el rumbo hacia Avilés, punto donde nuestro copiloto deberá marcarnos bien las referencias para no vernos inmersos en la ciudad con más concentración de industria pesada de la región. De esta forma se llega enseguida a la Concha de Artedo para tomar la N632a y hacer un tramo de unos cuarenta kilómetros de curvas inimaginables que desembocan finalmente en el pueblo de Luarca. Desde ahí se continúa hacia Navia primero y Tapia de Casarigo después, ya ubicados en la zona más occidental de la región. Llegados a la Ría del Eo se baja en dirección sur, siempre ya acompañando la Ría hasta Vegadeo, donde nada más cruzar el pueblo se abandona Asturias y se entra en Galicia. A partir de entonces la compañía de la Ría, ahora a nuestra derecha, es el paisaje ideal para una especie de paseo triunfal hasta alcanzar Ribadeo, meta final de una experiencia Porsche única.

La TransAsturiana: Vista de la desembocadura del Río Nalón.

La TransAsturiana: Vista de la desembocadura del Río Nalón.

La TransAsturiana: Un pequeño descanso con la N632a detrás.

La TransAsturiana: Un pequeño descanso con la N632a detrás.

La TransAsturiana: Vista de Luarca.

La TransAsturiana: Vista de Luarca.

La TransAsturiana no es ni mucho menos una prueba de velocidad, sino una aventura que evoca a las pruebas de resistencia en las cuales nuestra marca preferida es, como todos sabemos, la referencia a nivel mundial. 300 kilómetros no es, sobre el papel, una gran distancia, y menos repartida en dos días, pero el rodar en tráfico abierto, y el tener que estar preparados para prácticamente cualquier condición meteorológica cambia totalmente el escenario. No solo es imprescindible llevar paraguas y chubasquero sino cuidar especialmente que los neumáticos de nuestro coche estén en perfectas condiciones, incluyendo comprobar las presiones antes de salir de casa. A nivel físico, solo los coches con los esquemas de suspensiones más rígidas pueden llegar a producir leves molestias de cuello, pero hay que contar también que una TransAsturiana implica dos comidas, una cena y dos paradas intermedias para recuperar energías. Al igual que en carretera, la palabra “moderación” es la clave para el éxito. ¿Habrá fabada y arroz con leche? Claro!, y no será una fabada asturiana normal, sino que la celebraremos en un restaurante que ha cosechado éxitos en la dedicación a este plato tradicional.

La TransAsturiana: Parada cerca ya de la Ría del Eo.

La TransAsturiana: Parada cerca ya de la Ría del Eo.

Este año, y también en el mes de Marzo al igual que en la aventura primigenia, el mismo Porsche 968 volverá a hacer este tramo tan especial. Sin embargo esta vez el 968 no negociará las curvas en soledad. Ha llovido en estos cuatro años y en este 2019 el Grupo AsturRing Porsche Atlántico organiza la misma ruta para todos aquellos interesados en compartir unos paisajes únicos y una compañía aun mejor. Un meter un blister de biodramina en la guantera del coche por aquello de saber que lo tenemos a mano y un contar los días que faltan con excitación creciente hasta disfrutar de esta experiencia preparada con tanto mimo o más que el AsturRing mismo.

La TransAsturiana: Hemos llegado. Puente de los Santos uniendo Asturias y Galicia.

La TransAsturiana: Hemos llegado. Puente de los Santos uniendo Asturias y Galicia.

La TransAsturiana se celebrará este año los días 30 y 31 de Marzo donde lo que prima, lo que constituye el núcleo fundamental de la prueba, es el “hacer piña” entre los participantes y desarrollar dos días de convivencia que ayuden a decidirse a aquellos que vendrán desde las geografías más lejanas. El número de plazas, debido a la complejidad del evento, está limitado a 30 coches. Como es habitual, prepararemos tres o cuatro grupos de coches para gestionar de forma óptima el buen ordenamiento de los participantes, a los cuales recomendamos llevar walkies, mapa de carreteras, cámara fotográfica y repetimos de nuevo lo del paraguas y el chubasquero. Te apetece participar? Pídenos información o haz directamente la preinscripción en esta misma página Web.

Un comentario sobre “Ruta: La TransAsturiana (reloaded)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.