Nos compramos un Porsche Diesel?

No, no nos estamos refiriendo a un Porsche nuevo ya que nuestra marca preferida hace ya un cierto tiempo que ha retirado tanto el Cayenne como el Panamera diesel de los mercados, pero, qué tal si echamos, aunque solo sea de reojo, un vistazo al mercado de segunda mano?

Panamera Diesel MKI. Porqué no?
Panamera Diesel MKI. Porqué no?

Alguno se llevará las manos a la cabeza. ¿Justo ahora? ¿ahora que los coches diesel parecen estar más perseguidos que las ratas en los tiempos de Hamelin? Pues precisamente por eso. En esta editorial vamos a analizar las cosas con sangre fría y vamos a dar nuestra opinión sobre el estado actual del coche diesel y aventurarnos un poco en el futuro a medio plazo.

En primer lugar hemos de darnos cuenta de que el mercado del diesel es un mercado saturado. Hemos pasado décadas donde se han estado demonizando los motores de gasolina por sus mayores emisiones de CO2, el calentamiento global y todas esas cosas en las que no entraremos ya que es un debate más político que científico. El diesel nos era presentado como el maná angelical de la automoción, la salvación del oso polar, las ballenas del ártico y hasta del ciprino dorado que nada en las cristalinas aguas del acuario de la casa del vecino. Era maravilla el diesel hasta que finalmente lo compramos (casi) todos y el viento cambió de dirección. Toca ahora comprar el coche de gasolina no sea que suenen las trompetas del apocalipsis y se nos aparezcan siete plagas atmosféricas de la mañana a las noche. Es un mercado saturado, no nos dejemos llevar por la alegría de la prosa, y un mercado saturado lo que produce es abundancia de oferta.

Un motor diesel de un Panamera. Una verdadera joya de la mecánica.
Un motor diesel de un Panamera. Una verdadera joya de la mecánica.

“El futuro del diesel tiene los días contados”. Esta frase es la que ha detonado la percepción de pérdida de valor de un coche diesel. Hasta tal punto estamos en desacuerdo que nos atrevemos a afirmar que la vida pública de prácticamente cualquier político español (estamos en 2018) tiene menos días en su futuro que el de los coches diesel. En nuestra opinión el coche diesel tiene al menos diez años más de recorrido, y lo más probable es que se mantenga por las calles hasta el 2030. Veamos:

Los coches diesel contaminantes son los verdaderamente antiguos. Aquellos en los que cuando se les da un apretón al acelerador sueltan una nube negra característica. Los diesel que cumplen la normativa Euro V (desde 2009) y Euro VI tienen un grado contaminante muy bajo, especialmente estos últimos. Las emisiones de CO2 siempre han sido menores en un diesel que en un gasolina y el problema está en los óxidos de nitrógeno, NOx, y en las partículas emitidas. Bien, desde la entrada de la categoría Euro V los motores diesel han experimentado una evolución intensa que hace que estas emisiones (NOx y partículas), que si son nocivas, hayan sido extraordinariamente reducidas. Por otra parte, y por completitud, debemos decir que los motores actuales de gasolina también emiten partículas y gases NOx. En este enlace os dejamos más detalles, pero repetimos: Un diesel fabricado a partir del 2009 no es tan contaminante como nos quieren hacer creer. Y lo bueno es que tanto el Panamera diesel como el Cayenne diesel cumplen al menos la normativa Euro V.

Un Panamera Diesel mostrando sus credenciales.
Un Panamera Diesel mostrando sus credenciales.

Hay otra cosa que siempre estará a favor de un coche diesel: su consumo será siempre inferior, a igualdad de peso y potencia, que el de un motor de gasolina. Al menos de un litro cada cien kilómetros, aunque lo normal es que la diferencia sea de entorno a tres litros menos o inferior cada cien kilómetros. ¿Puede una berlina de cinco metros y alrededor de dos toneladas de peso como es el Panamera hacer un consumo real de siete litros y medio por carretera sin necesidad de ir a velocidad constante “sub-120”? Si siempre y cuando se trate de un Panamera diesel. Ningún Panamera con motor de gasolina puede siquiera acercarse a estos niveles de consumo. No hablamos aquí de los Porsche híbridos, que este es un cantar del que hablaremos en otra ocasión con más detalle. Si, es posible que en el 2019 tengamos el precio del diesel al mismo nivel que el precio de la gasolina, pero la ventaja del menor consumo seguirá ahí. En los países escandinavos están al mismo precio, pero se venden más coches diesel.

Finalmente hay otro detalle que no debemos de perder de vista: Los políticos, ya lo apuntábamos antes, no son eternos. Sucede que cada unos cuantos años hay elecciones, y actualmente el 60% de los coches que circulan por nuestro país son coches diesel. Vamos a hacer la cuenta de la vieja: por aquello de simplificar tomemos cuarenta millones de habitantes y un coche cada dos personas en España. Un par de pulsaciones en la calculadora y nos salen 12 millones de coches diesel cuyos dueños están recibiendo un mensaje propagandístico que les dice que tienen que cambiar de coche. Cual es la respuesta real? Bien sencilla: “Ya quisiéramos poder hacerlo!”

En realidad, sospechamos, se trata de arremeter contra el diesel para justificar una subida impositiva del precio del combustible. No creemos que pase de ahí la cosa. Si que es verdad que en algunas ciudades españolas sus alcaldías han desarrollado planes para mitigar, por decirlo suavemente, la utilización del coche diesel a partir del año que viene, pero ya lo decimos, en el 2019 hay elecciones municipales y 12 millones de votantes representan muchas papeletas. Es cierto que desde Bruselas los cantos son parecidos, pero ocurre que en algunas ciudades españolas están siendo más papistas que el Papa, endureciendo innecesariamente las condiciones mucho más allá de lo que se pide desde la ciudad del Mannekin Pis. En el pecado llevarán la penitencia.

Cayenne Diesel.
Cayenne Diesel.

Y volvemos al Cayenne y al Panamera diesel. Dos coches magníficos pero sujetos a las leyes del mercado. La unidad básica de todo mercado es el consumidor, y lo que influye en las decisiones de compra y venta del consumidor son las percepciones. La percepción puede ser falsa o verdadera, pero es lo que desata finalmente los impulsos de las transacciones comerciales. La percepción general a la hora de escribir estas líneas es que los coches diesel tienen un valor, permítasenos la expresión, de achatarramiento. Esto debería presionar fuertemente a la baja los coches diesel de segunda mano, sin que los Porsche de gasoil puedan escapar a esta dinámica de mercado. Hay que estar atentos porque puede ser la ocasión perfecta para comprar un Panamera o un Cayenne diesel con unos 80.000 – 100.000 km a un precio que hace solamente un año no podríamos haber imaginado. Y dentro de diez años ya veremos que hacemos.

Un comentario sobre “Nos compramos un Porsche Diesel?

  1. Ruben Contestar

    Completamente de acuerdo, nos meten el miedo en el cuerpo sin que quede claro el objetivo, y lo que es peor, sin proponer alternativas viables para la mayoría de los usuarios, en su mayoría poseedores de un vehículo diésel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.